¿Quiénes somos?

Somos un grupo de personas que queremos a los animales y que creemos que merecen tener una vida digna.

Los animales comparten la tierra con nosotros y tienen una función muy importante en nuestras vidas. Creemos que merecen ser tratados con respeto y dignidad ya que son seres vivos capaces de experimentar sentimientos complejos: Los animales también pueden ser felices, estar tristes, sufrir o saltar de alegría, según el trato que reciban. Su vida es importante para ellos al igual que la nuestra lo es para nosotros. Ellos también quieren vivir felices y ser bien tratados.

Desgraciadamente hoy por hoy sus derechos todavía no están suficientemente reconocidos (a efectos legales no son distintos que un par de zapatos) y por eso a menudo son maltratados: tanto los animales domésticos, como los de granja y los salvajes. Nosotros trabajamos para tratar de mejorar sus vidas y defender sus derechos.

Es un proyecto muy ambicioso en el que trabajamos duro día a día. Es un trabajo que a veces nos cuesta algún que otro disgusto y otras nos da grandes satisfacciones. No perdemos la esperanza de que llegue el día en el que juntos mejoremos la situación de los animales en todo el mundo.

Origen del nombre

Silvestre fue el primer perro que tuve y él, en parte, es la causa de mi amor por los animales, que hasta entonces habían sido algo completamente desconocido para mi. Me dio once años de su vida que para mi fueron muy felices y espero que para él también lo fueran. Recuerdo de forma especial una mañana en la que "Minnie", una gatita a la que empezamos a dar de comer, trajo a sus gatitos recien nacidos a la puerta de casa, y Silvestre se autoencomendó la tarea de vigilarlos, no despegándose de ellos ni un segundo. Silvestre me enseñó que de los animales podemos aprender muchas cosas y me hizo caer en la cuenta de que era urgente respetarlos como los seres vivos que son. A través de la memoria de Silvestre nace este proyecto, que pretende mejorar la vida de los animales, y con cada uno de ellos a los que llegamos Silvestre deja su huella. 

Cristina Dalmau
Presidenta