Gestión de colonias

Una de las principales líneas de trabajo de la Fundación es la gestión de colonias de gatos asilvestrados en la ciudad de Barcelona.

Trabajamos siguiendo el protocolo para “gats de carrer” establecido y respaldado por el Ayuntamiento de Barcelona, y nuestro ámbito de actuación se concreta en los Distritos de Sarriá-Sant Gervasi y Les Corts, con un total de 153 colonias todas ellas inventariadas y gestionadas por voluntarios de la Fundación.

La buena gestión de una colonia de gatos asilvestrados empieza por aplicar el Método CER (Captura / Esterilización / Retorno).

Las amenazas más importantes que impiden un verdadero bienestar en la vida de un gato de colonia son las consecuencias que se derivan de las conductas de apareamiento, el exceso de nacimientos y las camadas malogradas y que únicamente la aplicación del CER contribuye con efectividad a ese bienestar.

¿Qué es el Método CER?  =  Capturar, Esterilizar y Retornar

Este método es la manera más ética y a la vez más efectiva de gestionar y reducir las poblaciones felinas en la calle.

Se aplica desde hace décadas en Europa (ciudades como Roma o Ámsterdam) y Estados Unidos y en entornos y paisajes muy diversos.

Los gatos tanto de zonas urbanas como rurales, son capturados y se llevan al veterinario para su esterilización, desparasitación, revisión sanitaria y marca en la oreja (a la derecha las hembras y a la izquierda los machos, es una marca mundial para reconocerlos y no volver a capturarlos). Una vez recuperados se devuelven a la colonia, su lugar de origen. Los cachorros de menos de 8 semanas y adultos sociables son trasladados al refugio para encontrarles un hogar definitivo. Los gatos enfermos o heridos no se devolverán mientras no estén curados.

Se ha demostrado que la retirada o exterminio de gatos asilvestrados es del todo inútil, un proceso que nunca se termina, además de ser cruento por el maltrato que representa. Se genera un vacío ecológico que no tarda en volver a restaurarse con otra población felina, es por ello, que esta práctica es totalmente desaconsejable y no debe realizarse nunca.

Beneficios del método CER:

Estabiliza las poblaciones de gatos de colonias mediante la interrupción inmediata de la reproducción, con lo que a lo largo del tiempo disminuye el número de individuos.

  1. Mejora la calidad de vida de los gatos:​
    • Los machos dejan de pelear y deambular (recorriendo grandes distancias) para encontrar una hembra en celo
    • Se elimina el marcaje del territorio con orina
    • Las hembras dejan de emitir aullidos que pueden llegar a ser muy molestos
    • Se detiene la servidumbre de crianza y todo lo que implica (sobre todo el estrés de las madres en ofrecer seguridad y defensa a sus cachorros).
  2. Mejora las relaciones con los vecinos porque:​
    • La población se estabiliza. Se interrumpe el ciclo reproductivo y finalmente disminuye la población de gatos en la calle.
    • Los gatos se convierten en mejores vecinos: Una vez se interrumpe la reproducción, los comportamientos relacionados con el apareamiento desaparecen, las colonias se vuelven más silenciosas ya que se terminan los maullidos y las peleas.
    • Se crea oportunidad de diálogo, cooperación y educación: Mantener un diálogo abierto y escuchar las preocupaciones de los vecinos puede suponer una gran diferencia en cuanto a la implantación del método CER con éxito. Es importante que la relación de los vecinos con los alimentadores sea positiva y que se lleguen a acuerdos eficaces que beneficien a todos.

Del compromiso de Fundació Silvestre para que estas relaciones sean duraderas, se confeccionó el “manual de buenas prácticas” con pautas para una correcta alimentación en una colonia. Con el soporte e implicación del Ajuntament de Barcelona, y aproximadamente cada seis meses, se facilitan unos cursos a los alimentador@s con la asistencia de un veterinario, un agente de la guardia urbana y un miembro de la OPAB. En estos cursos se dan las pautas para llevar a cabo una alimentación responsable, limpia.y eficaz.

 

La aplicación del Método CER (estudios científicos así lo demuestran) es fundamental para mejorar las condiciones de vida de los gatos asilvestrados y esta cuestión aportaría una nueva visión para poder cambiar la percepción que se tiene en nuestro país (y en muchas ocasiones el trato que se les da a estos animales).

Tenemos que reconocer su derecho a la vida y el lugar que ocupan en el entorno medioambiental.