Colonia Cosmocaixa

Cosmocaixa, el MUSEO DE LA CIENCIA DE BARCELONA está ubicado en la zona alta de la ciudad. Rodeada de vegetación, se encuentra una colonia de gatos asilvestrados que gestiona Fundació Silvestre.

Desde el año 2005 la Fundació La Caixa ha tenido una especial sensibilidad con el cuidado y atención de los gatos que forman la colonia, demostrando así el respeto por el bienestar animal.

Un poco de historia...

Cuando en Septiembre de 2004 el nuevo espacio Cosmocaixa abre sus puertas, hay en la zona 100 gatos viviendo en unas condiciones lamentables. La zona es propicia para el abandono y la situación se hace insostenible por la falta de control: gatos pequeños enfermos, adultos con heridas por las peleas en las épocas de celo, número de nacimientos indiscriminado...

La relación de convivencia entre felinos y personas (no sólo haciendo referencia al Museo sino también a los vecinos de la zona) se hace insostenible y es este motivo lo que impulsa a la dirección del Museo a ponerse en contacto con la Fundación Altarriba para valorar la situación y dar una solución satisfactoria para ambos.

Se plantea la posibilidad de hacer una colonia controlada aplicando el método CER (Captura, Esterilización y Retorno) y el encargo recae en Cristina Dalmau (actual presidenta de Fundació Silvestre) por entonces voluntaria de Altarriba.

El control de la colonia fue un éxito y se ubicó en la Riera de la Tamarita, emplazamiento que se mantiene a día de hoy.

Es en el año 2007 cuando la gestión se traspasa a Fundació Silvestre y continúa en la actualidad.

Durante todos estos años la Fundación LACAIXA se hace cargo de los gastos que se derivan del mantenimiento de la colonia: alimentación, atención veterinaria y limpieza.

La colonia no ha estado exenta de problemas, algunos vecinos con viviendas colindantes al recinto de Cosmocaixa hicieron todo lo posible para que los gatos desaparecieran del entorno a base de envenenamientos, suelta de perros o golpes con palos: el balance fueron 10 gatos muertos. Fundació Silvestre cursó las denuncias oportunas en la Guardia Urbana y Mossos de Esquadra que abrieron diligencias y que el Juez desestimó por falta de pruebas. Fue un episodio muy triste y de gran impotencia viendo la vulnerbilidad de sus derechos.

El control de la colonia ha supuesto que en 12 años la colonia albergue a 11 gatos que disfrutan de una vida tranquila con sus necesidades cubiertas.

Gracias a la sensibilidad y generosidad de Cosmocaixa existe una excelente convivencia entre visitantes, trabajadores, vecinos y gatos y esperamos que siga así durante mucho tiempo.