Ventajas fiscales

Hacer una donación a una organización sin ánimo de lucro ya está contemplado por la ley y tiene sus ventajas: la Ley 49/2002 de Incentivos Fiscales al Mecenazgo (cuya modificación entró en vigor el  1 de enero de 2015) supone una  mejora sustancial en los beneficios fiscales para los donantes recurrentes.

Fundació Silvestre hace un Certificado de Donación a cada uno de sus donantes para adjuntar a su  declaración de la renta y así poder deducir  la donación realizada el año anterior.

Para Personas Físicas (IRPF)

Hacienda devuelve el 75% de los primeros 150€ (máximo) que dones al año. Es decir, una donación recurrente de 12,5€ al mes supone una devolución de 112,50 €, con lo que tu donación real al año sería de 37,50€ (3,13€ al mes). Con una donación de 120,00€ anual (10,00€ mensual) la devolución de Hacienda supondían 90,00€ (tu donación real sería de 30,00€).

A partir de 150€, se desgravará el 30% en caso de ser la primera donación y el 35% si se ha donado en los dos ejercicios anteriores por un importe igual o superior, en cada año, al del ejercicio anterior. Por ejemplo: en el caso de una primera donación de 300€ la desgravación en la declaración supondría total de 157,50€ (112,50€ por los primeros 150€ y 45€ por los restantes 150€) y en el caso de segunda donación y/o sucesivas, un total de 165€ (112,50€ por los primeros 150€ y 52,50€ por el resto).

Personas Jurídicas (IS)

La desgravación en la declaración será del 35% en caso de haber donado únicamente en ese año y del 40% si se ha donado en los dos ejercicios anteriores.