ALERGIA

La alergia afecta a más de 6 millones de personas en España (el 25% de ellos conviven con un animal de compañía) siendo la segunda causa de abandono (la primera es la Toxoplasmosis).

Las personas que sufren alergia poseen un sistema inmunológico hipersensible ante proteínas supuestamente inofensivas que se encuentran en sustancias producidas por el animal (saliva, caspa). Estas proteínas se denominan alérgenos que se introducen en las personas por inhalación vía nasal u oral, originando una serie de síntomas que deben ser tratados por un especialista.

El alérgeno principal de los gatos es el denominado Fel D1, es una proteína que se produce en su piel y que segregan en el pelo. 

Ser alérgico no quiere decir que no se pueda tener un animal de compañía o que se tenga que renunciar a él. La coexistencia es posible siempre y cuando se observen una serie de medidas de carácter práctico para minimizar los alérgenos del ambiente: 

- Cepillar al gato con la máxima regularidad.

- Es importante que el gato no acceda al dormitorio.

- Lavar con regularidad la cama y utensilios que utiliza el gato.

- La esterilización es una alternativa para reducir la cantidad de Fel D1.

- Las aspiradoras (mejor a vapor) son la mejor opción para la limpieza de la casa (alfombras y muebles tapizados) ya que no se levantan las partículas alergénicas.

- Pasar una gamuza húmeda por toda la superficie del pelo del gato con regularidad.

- Existen lociones o sprays que reducen la acumulación de Fel D1 (Vetriderm ) en el ambiente.

El abandono no es nunca una solución.