Estudio experimental en China hace saltar la alarma....

08-04-2020

 

EL VETERINARIO Y EXPERTO EN MEDICINA FELINA ALBERT LLORET ACLARA LAS DUDAS SURGIDAS SOBRE GATOS Y COVID-19 A RAÍZ DE UN ESTUDIO EXPERIMENTAL HECHO EN CHINA

 

En el estudio en cuestión, que no ha sido revisado por expertos independientes, se infectó a los felinos de forma artificial y en condiciones extremas, con dosis de COVID-19 muy superiores a las que se darían en estado natural.

Albert Lloret, miembro del Comité Científico del Grupo de Especialidad de Medicina Felina, GEMFE, de la AVEPA (Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales) nos aclara las dudas en relación a las numerosas publicaciones e informaciones de prensa y TV que hablan sobre el contagio de gatos por Covid-19:

"Es un estudio experimental hecho en China, insisto, experimental, en el que se infectaron intencionadamente los gatos con  el virus Covid-19, y en el cual los animales se contagiaron y el virus se reprodujo. Sin embargo, estas condiciones son extremas: las dosis de virus utilizadas y el mecanismo de infección no fueron naturales". Esto significa que para infectar a los felinos, de forma artificial y en laboratorio, se utilizan dosis de COVID-19 muy superiores. El estudio, como indica también AVEPA, es experimental y no está revisado por expertos independientes.

El experto Albert Lloret recomienda, así como lo hacen muchos otros veterinarios que "una persona enferma de COVID-19 mantenga la distancia social con su gato, del mismo modo que lo haría con las personas". Las personas positivas en COVID-19 deben evitar el contacto excesivo con sus gatos, como besos y abrazos, y mantener las medidas de higiene que nos han recomendado las autoridades sanitarias en la actual situación de emergencia sanitaria: lavado de manos antes y después del contacto, y en el caso de tenencia de gatos lavar la bandeja sanitaria.

Todo apunta a que los pocos casos documentados de infección natural en gatos se produjeron a causa de sus cuidadores positivos en COVID-19. Actualmente no hay ninguna evidencia de que los gatos puedan infectar a otros gatos o a personas

Albert Lloret añade: "No existe ninguna justificación para la eutanasia ni el abandono de gatos por miedo a la infección  por COVID-19. No existe ninguna justificación para realizar pruebas de COVID-19 a gatos sanos ni para mantenerlos confinados cuando de forma habitual viven dentro o fuera de nuestra casa". Si nuestro gato enfermara debemos acudir al veterinario y descartar primero las enfermedades habituales en los gatos. Sólo en caso de que se demostrara que el animal está infectado por COVID-19 deberíamos tomar las medidas de cuarentena que nuestro veterinario nos indicara.

 

 

Las recomendaciones que damos están en la línea de las emitidas en el comunicado de prensa d'AVEPA y las recomendaciones de la WSAVA (Worl Small Animal Veterinary Association), ya que todas van en la misma dirección.